energia , salud, sustento, arte

66 grabadores en apoyo al Congreso Nacional Indígena

En apoyo al Congreso Nacional Indígena (CNI), 66 grabadores de diferente parte del país, participaron en la elaboración de una carpeta con 66 obras, Memoria de los Pueblos, cada una representando a uno de los 66 pueblos originarios de México.

El taller El pinche grabador de la ciudad de Guanajuato, participó con dos grabados; uno en honor al pueblo Mayo, originarios de Sonora, realizado por el propio pinche; y otro, creación de Jainité Silvestre, quien representó al pueblo Totonaca.

El taller de gráfica Grieta Negra, en Puebla, dirigido por Mario Martínez es el epicentro de este proyecto que convocó a 66 artistas del grabado. De cada pieza se realizaron 150 copias, la mitad es para donar una carpeta a cada artista participante, y la otra mitad es para vender. Cada carpeta cuesta 7 mil pesos, el dinero será destinado al Congreso Nacional Indígena en apoyo a su lucha por la defensa de la tierra y en apoyo a la campaña de la candidata indígena a la presidencia de la república que pretenden lanzar para el 2018.

Al pinche grabador le tocó representar a una de las culturas del norte de México que le rinde culto al venado, el pueblo Mayo, cultura originaria de Sonora de la que El pinche tomó la cacería y la Danza del Venado como elementos principales de su obra, para mostrar a este pueblo escondido de México. La técnica que trabaja es  linóleo, a través de ella, el artista nos deja ver su dominio del contraste entre la luz y la sombra.

“Hacemos esto con respeto a estas culturas que se están extinguiendo cada vez más por este maldito capitalismo que nos rodea”.  El pinche grabador

Jainité expresó en su obra al pueblo Totonaca, palabra que significa Tres corazones. En su obra bajo la técnica linóleo a negro, vemos a una mujer entre simbolismos que se fusionan evocando a Tláloc y Quetzalcoatl, deidades muy presentes en esta cultura y que gráficamente Jainité retoma con elementos como la lengua bífida, un collar de corazones y corales que nos remite al agua, a la lluvia; los aretes que porta esta mujer son el símbolo del juego de pelota, símbolo que también significa el infinito. Los Voladores de Papantla, propios de este pueblo (900-1519), están representados en el sombrero formado por flores, espejos y plumas.

Por su parte, Mario Martínez, autor intelectual de la Carpeta, representó al Tata Juan Chávez, miembro del Congreso Nacional Indígena, líder purépecha, luchador social y defensor de los derechos indígenas, un campesino que defendió la justicia, la libertad, la ley y la dignidad.

Isabel Ruiz Tello, integrante del Taller Grieta Negra, nos compartió que uno de los grabados que la atrapó fue la historia de Cucapá, un pueblo de Baja California cerca de la frontera con Estados Unidos, que fue despojado del agua al quedar entubado el Río Colorado por decisión de los gobiernos, con ello, “llegó el sufrimiento al grado de que las 8 mujeres que llevan las familias, decidieron dejar de reproducirse para evitar el sufrimiento de su pueblo”. Esta es la historia de ese pueblo, pero “se trata de dar voz a todos a través del grabado”, puntualizó Isabel.

Para El pinche grabador, actualmente las nuevas tecnologías y los nuevos medios de comunicación, ayudan mucho en la construcción de redes de colaboración, como esta carpeta coproducida por un montón de artistas que a través de la red se organiza para lograr algo, eso es lo que importa, “usar bien el recurso para tener cosas positivas, para nosotros en lo personal, pero también para la gente”.

Se pretende que Memoria de los Pueblos se presente oficialmente el próximo 5 de mayo en Casa Nueve en la ciudad de Puebla.

En la producción de la carpeta participaron Taller de Producción Gráfica Grieta Negra, la Escuela de Cultura Popular Mártires del 68, Grietas en el Muro, Mujeres y La Sexta, Estampida Arte Libre, Gráfica de Lucha, Projecto La Mal Hablada, Punto La Gozadera y Sublevarte Colectivo.

La carpeta es un diseño de Lucía Vidales, está impresa en serigrafía y grabado.