energia , salud, sustento, arte

Michael, maestro de la comunicación a través de frecuencias

Cargado de una gran sensibilidad para interpretar la obra de los grandes compositores de la música clásica, a Michael Severens, chelista principal de la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Guanajuato (OSUG), lo podemos encontrar caminando por las calles, en su bicicleta o tocando en el restaurante cantina Los Campos, un músico que trae un bagaje musical construido a base de dedicación, talento y esfuerzo.

Para Michael, la música es el mundo de lo invisible, “los griegos dijeron que el universo tiene dos lados, el visible y el invisible, y la música está del lado invisible, es comunicación por frecuencias, en lugar de palabras”, dijo.

Resulta interesante este concepto de la música, que  nos invita a comunicarnos a través de frecuencias desde el lado invisible del universo. Frecuencias que bien podrían ser las encargadas de llevarnos de lo invisible a lo visible.

A Michael le gusta la música clásica porque encuentra en ella, sinceridad, “hay que ser bastante humilde para interpretar bien las obras de los grandes”, dice; pero también tiene un gusto especial por el punk rock, por la misma razón, por la sinceridad de la música, de hecho es parte de un grupo que bautizaron como Los Telepatéticos, tocan tres o cuatro veces al año en Guanajuato.

De la música clásica le gusta lo romántico, lo cual contraste frente al punk rock, pero es la sinceridad de la música lo que Michael observa de cada género. Para entender de qué nos habla, solo basta escuchar un Adagio de Johann Sebastian Bach, “Serenade” de Franz Shubert, o la Sonata Claro de Luna de Ludwing Van Beethoven, a tres de sus compositores favoritos.

La sinceridad es también un motivo por el cual toca en restaurantes como Los Campos, un momento donde se sincera con Johann Sebastian Bach, un momento de libertad musical donde puede terminar realizando su propia suite de alguna obra de Bach.

Escuchar música de cámara en un restaurante, nos acerca a esa comunicación en frecuencias que recorre nuestro cuerpo y que tiene propiedades curativas, lo demostró el Dr. Masaru Emoto, comprobó que exponiendo agua a las frecuencias de la música clásica, se forman armónicos cristales de hielo, lo que lo llevó a la reflexión sobre ¿qué pasará entonces con nuestro cuerpo si el 70% es agua?, los beneficios son invaluables.

Michael tuvo dos hermanos más grandes, ellos empezaron a tocar a los 8 y 10 años, cuando Michael tenía 4 años, y como él quería tocar el piano igual que sus hermanos, sus padres lo metieron a clase a esa edad. Durante cuatro años tocó el piano, fue a sus 8 años cuando sus hermanos deciden cambiar de instrumento, ahora cada quien elige uno diferente y ahí es cuando Michael empieza a tocar el Chelo.

Escogió este instrumento porque su madre tenía muchos discos de una de las chelistas más famosas, que además era su amiga, por esa influencia que tuvo a los 8 años, se encontró con el Chelo. Ahora tiene más de 40 años tocándolo.

Michael es de Boston, Massachusetts, estudió en una escuela pública cuando el programa educativo incluía música, pero fue en la época de Ronald Reagan que el programa cambió, “los republicanos arruinan todo”, como cuando Reagan dijo que la salsa cátsup era una verdura, sustituyendo a los jitomates naturales, recordó.

La música de cámara ha sido parte de la vida de Michael a lo largo de su vida, la calidad de su música es gracias a su talento, pero mucho a la dedicación, tomó clases particulares de Chelo, estudió en la División Preparatoria del New England Conservatori, en Bostón, los fines de semana estudiaba y tocando con la orquesta juvenil, estudió en una escuela de artes liberales, y los veranos los pasó en una escuela de música en Massachusetts, “todo el verano aprendiendo repertorio de Brahms, Beethoven y Shubert”. Entre 1989 y 1991 estuvo en una orquesta en Toluca, luego se fue a los Ángeles, California para estudiar una maestría en un estudio de arte; regreso a Toluca y tiempo después pidió turno para tener una audición para la OSUG en donde ahora es el chelista principal.

En la cantina restaurante Los Campos, se presenta todos los miércoles alrededor de las 8 y las 8:30pm, ahí seguro lo encuentras, aunque para finales de mayo, tendrá una gira con la orquesta a España, Francia, Italia y Holanda. 

Por Uriel Cázares